El día que aprendí a viajar

Texto y fotos por Ana Ayala:

Nací en Madrid, me crié en Extremadura y mi familia es de Granada. Y me siento orgullosa de cada una de estas tres tierras. Sin embargo, cuando era adolescente odiaba viajar a Granada. Allí pasaba Navidades y veranos con cara seria, deseando volver a mi pueblo. No era capaz de disfrutar de mis vacaciones porque iba con la mente cerrada.

DSC00221

Vista de la Alhambra desde el Mirador de San Nicolás

Afortunadamente, hubo un punto de inflexión en mi vida a partir del cual comencé a enamorarme de la ciudad de la Alhambra. Cuando tenía 18 años invité a mis amigas a pasar unos días en mi casa. Como yo era la anfitriona e iba a hacer de guía busqué información sobre la historia de esta tierra, algo que hasta entonces no me había interesado. Además, durante el viaje me di cuenta de que mis acompañantes se entusiasmaban con la ciudad. Por primera vez miré Granada con otros ojos y otra mentalidad, y surgió un flechazo. Ahora formo parte de esos devotos de los que hablaba Washington Irving en su obra, hasta tal punto que cuando llego con mi coche a Granada no puedo evitar emocionarme y siempre se me escapa alguna lagrimilla.

Irving

Homenaje a W. Irving, autor de “Cuentos de la Alhambra”

Mi compañera Diana os habló hace unos días sobre la importancia de “desaprender”. Con su permiso, extraigo una frase de su texto: “En la capacidad de asombro está la clave para seguir disfrutando del andar”. Yo puedo afirmar que me convertí en viajera en el momento en que me asombré de mi propia tierra y supe disfrutar lo que tenía delante de mí.

Gracias, Diana, por ofrecernos esas frases que siempre nos invitan a reflexionar. Eres la más joven del grupo, pero tus palabras están cargadas de madurez. Las Seis Maletas cumplimos dos años de andaduras en común, y vosotras, mis compañeras, me habéis enseñado muchas cosas durante este tiempo.

Gracias, Eva, por demostrar que las metas pueden alcanzarse si uno se lo propone. Espero que tu blog personal siga cosechando éxitos.

Gracias, Carmen, por compartir tus vivencias a bordo de una caravana. Debido a mi enfermedad he bajado el ritmo viajero, y me gustaría que supieras que a través de tus artículos siento que me traslado a otros países. Eso significa que tus historias transmiten.

Gracias, Mar, por enseñarnos a viajar con el sentido del gusto. Siempre me acuerdo de ti cuando escucho a alguien decir que no le gusta un plato aunque en realidad no lo haya probado. Ahora tengo más claro que nunca que atreverse con nuevos sabores es sinónimo de mentalidad abierta. Tú eres el ejemplo.

Gracias, Paula, por ser tan responsable y estar siempre al pie del cañón con Seis Maletas. Espero que pronto te animes a crear tu blog personal y que puedas escribir historias desde los Alpes, ese lugar del mundo que tanto te gusta y que seguro que te va a recompensar con el trabajo que tanto te mereces.

No sé cuánto durará esta aventura en común, pero sea juntas o por separado os deseo mucha suerte en vuestros proyectos.

Por último, gracias, lectores del blog, porque vosotros sois los que nos animáis a seguir narrando viajes.

Día3PalmeralZiz (8)

Viaje a Marruecos con los compañeros del Máster, lugar en el que las Seis Maletas nos conocimos en persona.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s