Doce razones para viajar a Irán

Texto y fotos por: Eva Puente Maya

Posiblemente Irán es uno de los países con mayores reticencias a la hora de ser elegido como destino para un viaje. Los tópicos y prejuicios que despierta la antigua Persia se revelan exagerados una vez visitas el país.

Para mí son infinitas las razones por las que hay que viajar a Irán, pero por no hacer muy larga la lectura las resumo en doce. Una buena docena de argumentos con los que despertar el interés por un país abocado al “eje del mal” debido a la imagen distorsionada que se tiene de él desde Occidente.

Como me dijo un joven en uno de los bellos jardines de la ciudad de Shiraz al hablar sobre la imagen que proyectaba Irán en el mundo: “El problema no son los pueblos, son los gobiernos…“, por ello obviaré el tema político y me centraré en la parte amable y hospitalaria de un país que impacta desde el momento en que pones tus pies en él.

Al bajar del avión en Teherán supe que Irán me transformaría como viajera. Os dejo con mis doce excusas para planificar un viaje a la antigua Persia.

Palacios sacados de las mil y una noches

Palacios sacados de las mil y una noches – Kashan

1. Por sus ciudades milenarias.

Desde Persépolis hasta Yazd, pasando por Kashan, considerada la segunda ciudad poblada más antigua del mundo, con una historia de siete mil años, lugar desde donde partieron los famosos Reyes Magos de Oriente según cuentan muchas leyendas.

Irán ha sido cuna de civilizaciones. Dinastías como los aqueménidas o sasánidas formaron parte de unos de los imperios más grandes y antiguos de nuestro mundo, dejando su huella en lugares de leyenda como la magnífica Persépolis.

Puerta de las Naciones - Persépolis

Puerta de las Naciones – Persépolis

2. La hospitalidad de sus gentes.

Cuando llegas a Irán te conviertes en el protagonista absoluto. El pueblo iraní es tremendamente hospitalario y acogedor. Siempre encontrarás con quien charlar amigablemente, siempre tendrás una puerta abierta para comer, dormir, tomar un té o asistir a una fiesta underground.

La mejor manera de romper con los tópicos es acercarte a la gente y conversar con ellos. En general se habla un inglés muy fluido, y si no, ¡el lenguaje de los gestos y una franca sonrisa abren todas las puertas!

El iraní es un pueblo culto, sensible, amable, muy dispuesto a la conversación y agradecido a todo aquel que decide viajar hasta su país, lo cual les produce mucha alegría, sobre todo si lo haces de manera colaborativa y sostenible.

A lo largo del viaje llegué a una conclusión: “El mejor de los monumentos de Irán es su gente”.

En un momento u otro del viaje acabarás comiendo en casa de alguien

En un momento u otro del viaje acabarás comiendo en casa de alguien

Si eres un viajero con la mente abierta y ganas de encontrarte con los otros, no te importa la multiculturalidad e interiorizar otras costumbres; lo peor que te puede pasar es que acabes vestido con un traje tradicional.

Un simple gesto puede convertirse en una experiencia de vida.

Trajes tradicionales kurdos - Marivan

Ataviados con trajes tradicionales kurdos – Marivan

3. Patrimonio Mundial.

Además de los monumentos “humanos”, Irán contiene un gran número de lugares que por su historia, cultura y belleza han sido inscritos en el Patrimonio Mundial de la UNESCO.

Plazas como Naqsh-e Jahan en Isfahán, posiblemente la más bella del mundo, o la confección de alfombras tradicionales persas, o el fascinante Palacio Golestán de Teherán, entre otros, ya merecen un viaje.

Lista del Patrimonio Mundial UNESCO de Irán.

técnicas tradicionales del tejido de alfombras persas - Patrimonio Inmaterial desde 2010

Técnicas tradicionales del tejido de alfombras – Patrimonio Inmaterial iraní

 4. Exquisita gastronomía.

Podría hacer un reportaje sobre la exquisita y desconocida gastronomía iraní. A lo largo de treinta días he disfrutado de platos tradicionales tanto en casas particulares como en restaurantes.

La berenjena, el arroz, el aromático y sabroso azafrán, legumbres, verduras, pero por encima de todo ello, el Kebbab, sí, ese plato que todo el mundo piensa que es turco y que en realidad es persa.

Kebbab significa “carne sobre el fuego” y en Irán lo elevan a categoría de ¡cinco tenedores! Ternera, cordero o pollo, siempre acompañado de arroz (las patatas fritas iranís)

Irán

Kebabb de ternera

Pero no te puedes ir de Irán sin probar sus diferentes panes, siempre hechos a mano, así como beber un buen chai (te persa).

Pan kurdo

Pan del kurdistán iraní

La comida es una excelente excusa para sentarse alrededor de un mantel repleto de platos y convertir el momento en una fiesta. Todo se sirve a la vez, normalmente sentados en el suelo, y no se utiliza cuchillo, solo cuchara y tenedor.

Como complemento a la comida, en Irán te sirven unas deliciosas bebidas realizadas artesanalmente, como el “Dog”, la más utilizada en todas las casas y restaurantes. Aparte de ella puedes encontrar verdaderas delicias según las zonas. Yo me enamoré del agua de higo que tomé en el Kurdistán.

cuando el calor aprieta, una refrescante agua de higos

Cuando el calor aprieta, una refrescante agua de higos

5. Buena red de transportes.

Moverse por el país es fácil y asequible. Las principales ciudades cuentan con aeropuerto, tren y una vertebrada red de carreteras y autopistas.

En mi caso utilicé el autobús y taxi para desplazarme a mis destinos, una manera cómoda y económica de viajar a través de Irán. Además, en las líneas de autobús siempre hay la opción VIP por unos pocos euros más, y entonces ya vas ¡como una reina!

El taxi es una opción cómoda y económica para viajar por el país

El taxi es una opción cómoda y económica para viajar por el país

En el precio se incluyen zumos, pasteles e incluso comida si el trayecto es muy largo. ¡Solo les falta conexión wifi y lavabos para ser perfectos!

Otra opción para los trayectos más cortos es el taxi, que por cierto, si lo compartes, es una opción muy cómoda y barata, aunque… arriesgada, ya que la conducción en Irán es, más bien, temeraria.

6. La Ruta de la Seda.

Una gran parte del país forma parte de la legendaria y fascinante Ruta de la Seda. Las huellas de Marco Polo y de tantos y tantos viajeros todavía pueden sentirse en lugares míticos como el Caravanserai del Desierto de Maranjab o en ciudades como Kashan o Isfahan.

Caravanserai en plena Ruta de la Seda

Caravanserai en plena Ruta de la Seda

7. Acabar con los tópicos.

Sí, en Irán las mujeres no mulsumanas también debemos ponernos el pañuelo… pero ¡hay tantas formas de colocarlo a tu estilo para quedar bien sin saltarse las normas!

Los iraníes no son árabes: ¡son persas! Es lo primero que hay que tener en cuenta cuando viajas a Irán. Su idioma es el farsi, no el árabe.

La mayoría de la población es musulmana por imposición del gobierno teocrático, por lo que solo hay que preguntar cuando llegas a las casas para usar o no el pañuelo.

Momento divertidos en Kashan - Irán

Momento divertidos en Kashan – Irán

En Irán se escucha música, no cuelgan a nadie en las plazas públicas, el extranjero es bienvenido y las viajeras solitarias son bien recibidas… Solo queda que viajes para que los tópicos se disuelvan.

El pueblo iraní es culto, bien formado y sus grandes ciudades son modernas y cosmopolitas. El mundo rural es como en cualquier otro país del mundo, pintoresco, afable y con falta de recursos, pero sencillamente atrayente.

Las normas para vestir para los extranjeros no son tan estrictas, aunque siempre hay que cumplir con cuatro cosas básicas sobre todo si eres mujer.

Un sombrero puede sustituir al pañuelo y de paso ahorrarte un golpe de sol

Un sombrero puede sustituir al pañuelo y de paso ahorrarte un golpe de sol

8. Aquí habló Zaratustra.

La principal de mis excusas para viajar a Irán, ya que la historia de Zoroastro y el madeísmo guiaron la ruta por el país.

En la antigua Persia nació la primera de las religiones monoteístas del mundo, para muchos una filosofía de vida que supera al ámbito religioso.

Templo zoroastriano de Yazd

Templo zoroastriano de Yazd

La ciudad de Yazd es el centro de este movimiento que, a pesar de la imposición del Islam, mantiene viva la llama eterna de Ahura Mazda, símbolo inequívoco del zorastrismo.

9. Exquisita arquitectura.

Se podría justificar un viaje a Irán solo por su exquisita y sublime arquitectura, que en ciertos momentos atonta los sentidos por su belleza y perfección. ¡El síndrome de Stendhal te invade por completo!

Baños del emir en Kashan

Baños del emir en Kashan

Tumbas, mausoleos, palacios, casas tradicionales, baños, mezquitas, pero sobre todo, un mundo de cúpulas y tejados que te transportan a las mil y una noches.

Arquitectura tradicional en Abyaneh, uno de los pueblos más pintorescos de Irán

Arquitectura tradicional en Abyaneh, pueblo pintoresco de Irán

10. Disfrutar del Jardín Persa.

No hay ciudad ni pueblo en Irán, o por lo menos de los que yo haya visitado, que no cuente con un jardín o un parque.

Si algo dio fama a la antigua Persia fueron sus jardines, actualmente inscritos en la lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO como un conjunto único que mantiene viva la tradición persa del paraíso (Pairi Daiza).

Jardines de la Plaza de Isfahan

Jardines en Isfahan

Los mejores lugares para relajarte, refrescarte y disfrutar de la plácida vida iraní. Las familias, amigos, parejas, turistas inundan los jardines y parques donde se realiza la vida social en Irán. Es muy normal ver grupos de personas tomando té, comiendo o cenando en los parques y jardines de las ciudades.

Jardín persa de Shiraz

Jardín persa de Shiraz

También los hay exclusivamente dedicados a la calma, a la relajada visita, a la exaltación de la belleza y a la espiritualidad.

11. Perderte en los bazares.

En cada ciudad importante se extiende por su casco antiguo un espectacular bazar, lugares que parecen sacados de viejos relatos que invitan a soñar, donde lo mejor que puedes hacer es perderte y dejarte llevar por sus pasillos, por sus tiendas, por los olores y colores.

Paseando por el bazar

Paseando por el bazar

Además, puedes hacerlo con tranquilidad ya que en Irán no es costumbre asaltar al viajero o turista para que compre productos, ni tampoco está muy extendido el regateo. En la mayoría de los puestos y tiendas los precios están indicados.

Detalles en el Bazar de Sanandaj - Kurdistán

Detalles en el Bazar de Sanandaj – Kurdistán

12. Viajar por tu cuenta es posible.

Si estás pensando en viajar por tu cuenta, en Irán es posible. Así lo hicimos nosotros.

Nos alojamos en casas particulares en la modalidad de couchsurfing y nos dejamos llevar en función de las recomendaciones de nuestros anfitriones.

Esto es lo que puedes encontrar si viajas por tu cuenta en Irán

Esto es lo que puedes encontrar si viajas por tu cuenta en Irán

A lo largo del viaje conocimos a muchos viajeros que iban por su cuenta, alojándose en pequeños hoteles económicos y dejándose llevar por la hospitalidad de un pueblo ávido de experiencias y con muchas ganas de quitarse de encima la mala imagen que se tiene del exterior.

De acampada libre en Natanz

De acampada libre en Natanz

Nunca se puede asegurar que al viajar no te pase nada, pero no por ello debemos olvidarnos de destinos interesantes.

Podría seguir con la lista ya que Irán resulta interesante también por el contraste de sus paisajes o por su sus Parques Nacionales, el desierto, la zona del Mar Caspio, incluso por sus ciudades santas… Como ves, no son solo doce: son infinitas las razones para viajar a Irán.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s