Laguna, un lugar para cualquier tipo de turista

Texto y Foto por Carmen Parra

Estas semanas vamos de paraíso en paraíso, para así apaciguar un poco el frío invierno. La gran mayoría de mi recorrido por Brasil en Volkswagen ha sido por el litoral. He visto muchas playas bonitas, muchos monumentos de interés artístico y cultural, pero sobre todo, naturaleza en estado puro. Sin embargo, hasta ahora, Laguna es el único lugar que alberga todos estos factores.

Su municipio cuenta con dos partes bien distinguidas. Una está formada por su centro histórico, el cual cuenta con unos 600 monumentos conservados por el Instituto de Patrimonio histórico y Artístico Nacional (IPHAN). Entre ellos destaca su Iglesia de San Antonio de los Ángeles y la Casa-Museo de Anita Garibaldi, manteniendo viva la memoria de esta gran luchadora que combatió al lado de su revolucionario marido, Giuseppe Garibaldi, en tierras brasileñas, uruguayas e italianas.

 

Iglesia San Antonio de los Ángeles. Patrón de Laguna. Estilo Barroco.

Iglesia San Antonio de los Ángeles. Patrón de Laguna. Estilo Barroco.

Las primeras horas de la mañana son las mejores para negociar con los pescadores, que desde sus barcas venden a la vereda del Mercado Municipal todo lo que han pescado esa mañana. Nosotros compramos medio kilo de camarones por 12 reales (3,00€). Realmente una delicia.

Los pescadores guardan su pesca en la orilla del mar mientras continúan su pesca.

Cuando el calor empieza a ser sofocante, es el momento perfecto para ir al otro lado del municipio. Es el sector más moderno, cuenta con altos edificios y una gran oferta hotelera.

Este municipio cuenta con playas para todos los estilos de turista y veraneantes. La más conocida es Mar Grosso, por estar más cerca de todas las infraestructuras y ser una de las más extensas. Los surfistas también tienen su espacio preferido en la Praia Mohles (Playa del Muelle). Acá los surfistas y los pescadores se hacen compañía, aunque los días de mucho viento la pesca no es muy buena.

A cualquier hora del día el mar está lleno de surfistas.

A cualquier hora del día el mar está lleno de surfistas.

Una de las cosas que más nos sorprendió de este lugar fue poder ver la pesca colaborativa entre pescadores y delfines. Cuando los delfines encuentran un banco de peces, avisan a los pescadores golpeando sus cabezas y colas contra las olas. En ese momento, los pescadores lanzan sus redes para atrapar los peces. Este tipo de pesca, gracias a los delfines, se viene practicando durante generaciones. Aún, hoy en día, es un misterio el por qué los delfines se establecen en los muelles de Laguna.

Pesca colaborativa entre humanos y delfines.

Pesca colaborativa entre humanos y delfines.

Después de ver esta maravilla natural, es el mejor momento para visitar el Farol de Santa Marta. Para ello, a tan solo unos metros desde el muelle, se encuentra una balsa que por 12 Reales (3,00€) transportó nuestro coche y a nosotros al otro lado del Canal de Barra. Desde acá, hay que conducir unos 15 Km hasta llegar al pintoresco pueblo de Santa Marta donde se encuentra el faro más alto en el continente americano, llegando a alcanzar 85 Km de alcance lumínico.

Farol de Santa Marta

Farol de Santa Marta.

Pasar un fin de semana en familia, amigos o pareja es el tiempo ideal para disfrutar al máximo de este rinconcito del Brasil aún desconocido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s