QUÉ LUGARES VISITAR SI VAS A PASARTE UNOS MESES EN SWANSEA

Por Paula Velasco

Hace poco me tocó pasar una temporadita en Swansea (Abertawe en galés), ciudad del sur de Gales, en el Reino Unido, precisamente en la peor época del año: en pleno invierno. Como era de esperar, el frío (y algo de lluvia también, aunque ni de lejos lo esperado) me acompañó en prácticamente los tres meses que pasé en la zona y aunque no visité todo lo que planeaba en un principio, puse todo mi empeño en descubrir algo de los alrededores, para que mis tres meses trabajando allí se convirtiesen en una especie de improvisada miniaventura viajera.

¡Y no fue mal del todo! Además de una escapada a Alemania para pasar el Carnaval y de vivir la ciudad de Swansea como un lugareño más yendo a comprar al mercado, a tomar unas pintas después del trabajo y a pasear por la playa al primer rayo de sol, también tuve la suerte de visitar lugares encantadores, más o menos conocidos, pero que seguro han merecido la pena. Así es que, si alguien tiene previsto irse para allá una temporada (quizás de Erasmus, a buscar trabajo o por cualquier otro motivo), ahí van mis recomendaciones para comenzar a explorar la zona:

MUMBLES: es prácticamente una prolongación de Swansea a lo largo de la costa y a donde se puede llegar incluso dando un largo paseo o en bicicleta (sí, para los más perezosos, también en coche o en autobús). Este pequeño pueblito costero es un buen comienzo para empezar a descubrir la región: puedes alquilar una bicicleta en Swansea para ir hasta el pueblo, aparcarla, continuar caminando hasta el muelle, y cruzar hasta el faro si la marea está baja, o visitar la tiendecita Seaweed & Salt, de artículos relacionados con el mar y el turismo de verano, como percheros en forma de tablas de surf o cestas de picnic perfectamente equipadas para bajar a la playa a estrenarlas.

Oystermouth Castle, en lo alto de Mumbles.

Oystermouth Castle, en lo alto de Mumbles.

Con la marea baja es el momento de aprovechar para subir al faro.

Con la marea baja es el momento de aprovechar para subir al faro.

TENBY: de pueblos costeros Gales está bien servido, y el pueblo de Tenby, en el que todavía queda la muralla de su antiguo castillo, es una auténtica preciosidad. Está repleto de casitas de colores que le dan un aire muy de Riviera francesa y cuenta con una playa perfecta hasta para pasear en invierno, aunque el punto fuerte del pueblo es el verano, como se puede apreciar por las tiendas de artículos de surf que existen en el pueblo o las empresas de ocio náutico que ofrecen alquiler de kayaks o de motos de agua.

Tenby y sus mil casitas de colores.

Tenby y sus mil casitas de colores.

BRISTOL: cuna de bandas como Portishead o Massive Attack, Bristol es una ciudad vibrante y repleta de opciones para el viajero a unas dos horas y media de Swansea, ya en Inglaterra, pero sobre todo, si te gusta el street art y los grafitis, puedes pasarte el día entero recorriendo kilómetros y kilómetros siguiendo la pista a Banksy, uno de los artistas callejeros más famosos, si no el que más, lo que es una excusa perfecta para recorrer la ciudad.

El árbol de los zapatos junto a la Catedral de Bristol.

El árbol de los zapatos junto a la Catedral de Bristol.

El hombre desnudo de Banksy, uno de sus muchos graffitis por toda la ciudad.

El hombre desnudo de Banksy, uno de sus muchos grafitis por toda la ciudad.

CARDIFF: capital de Gales, ciudad natal del escritor Ken Follet, hogar de un impresionante castillo en pleno centro y de un equipo de rugby que revoluciona a la ciudad entera cuando hay partido. El paseo junto al río es de lo más agradable y si se es fan de la serie “Doctor Who”, uno no debe perderse el recorrido a pie por unas 30 localizaciones de la serie repartidas por el centro de la ciudad y por la bahía de Cardiff.

El Castillo de Cardiff, monumento impresionante en pleno centro de la ciudad.

El Castillo de Cardiff, monumento impresionante en pleno centro de la ciudad.

WORM’S HEAD: cabo en forma de gusano (históricamente llamado “wurm”, que significa “dragón”, por los invasores vikingos) situado en la espectacular bahía de Rhossili, en la península de Gower. El paisaje es sobrecogedor, de esos que te maravillan y te asustan a la vez, porque allí se puede observar la naturaleza en estado puro: el mar agitado rompiendo contra las rocas y el viento soplando con tanta fuerza que es difícil hacer fotos sin que se te muevan las manos y te cueste trabajo mantener el equilibrio al caminar.

¿La cabeza del gusano o del dragón?

¿La cabeza del gusano o del dragón?

La bahía de Rhossili, junto a Worm's Head.

La bahía de Rhossili, junto a Worm’s Head.

Sin embargo, lo que más ganas tenía de hacer… no lo hice en los tres meses. Me fui de España con una lista de posadas y castillos encantados de todo Gales dispuesta a visitarlos todos y finalmente no visité ni uno. Tal vez lo hice inconscientemente a propósito: así tengo una excusa para volver.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s