Vivencias personales en la Gran Manzana

Por Ana Ayala

Mientras escribía este post no paraba de tararear esa canción de Alicia Keys que habla de una “jungla donde los sueños se cumplen”. Enciende tus altavoces, escucha la letra y déjate llevar a través de estas líneas.

Muchas personas me han dicho que se esperaban más de Nueva York. “Los teatros de Broadway tienen aspecto decadente” o “Times Square no es una plaza sino una calle ancha”, son algunos de los comentarios que han llegado a mis oídos. Mi respuesta siempre es la misma: “Nueva York es una ciudad para vivirla”. ¿Y qué quiero decir con esto? Que aunque los rascacielos y la Estatua de la Libertad me impresionaron, recuerdo con añoranza esta ciudad por otro motivo, concretamente por las experiencias que viví.

manhattan

La ciudad de Nueva York está compuesta por cuatro islas y una península. En la foto, la isla de Manhattan, que aglutina la mayoría de los rascacielos.

Si a ti también te parece que la voz de Alicia Keys es mágica, imagínate escuchar voces afroamericanas en directo. ¡No dudes en asistir a una misa góspel en el barrio de Harlem, al norte de la isla de Manhattan! Reconozco que me daba vergüenza “colarme” en una de sus iglesias porque no sabía si les iba a resultar ofensivo, pero descubrí que están acostumbrados a los curiosos y allí todo el mundo es bienvenido.

Antes de volar hacia la “ciudad imperio”, como los propios estadounidenses la llaman, compré por internet mis entradas para ver un partido de baseball en el estadio de los New York Yankees, en el distrito del Bronx. Una vez allí, prácticamente no presté atención al juego porque preferí observar al público. Ese era el verdadero espectáculo. Me sentí dentro de una película: gran respeto y caras de emoción mientras sonaba el himno nacional, besos cuando la pantalla enfocaba a una pareja sentada en las gradas, espectadores que se ponían en pie y bailaban hip-hop para celebrar los tantos del equipo…

No recuerdo quién ganó, miré más al público que al campo.

No recuerdo quién ganó, miré más al público que al campo.

Aunque sin lugar a dudas, lo que más me gustó de Nueva York fue la diversidad cultural. Hay barrios en los que la población de origen extranjero predomina sobre la estadounidense. Es el caso de China Town, donde todos los letreros están escritos en el idioma oriental, o de Little Italy, escenario de rodaje de la serie Los Soprano, donde las banderas de color verde, blanco y rojo adornan balcones y farolas.

En Little Italy, hasta las tomas de agua lucen los colores de Italia.

En Little Italy, hasta las tomas de agua lucen los colores de Italia.

Nueva York no es solo Starbucks, McDonald’s y tráfico. Tal y como podrás comprobar si te descargas la App que el diario New York Times propone a los turistas, es un lugar que ofrece un sinfín de espectáculos, restaurantes y rincones que visitar. Una ciudad para vivirla.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s