Alejandro Saldívar y la utopía del fotoperiodismo

Foto: Marco A. Cruz

Alejandro Saldívar / Foto: Marco A. Cruz

Por: Mariana Castillo Hernández

Alejandro Saldívar odia la inmovilidad de los escritorios y le gustan los viajes fotográficos en moto. Nació a finales de los ochenta y usa a veces camisas a cuadros.“Coeditor y CM de @revistaproceso Separo párrafos y pongo acentos, también recorto fotos…”, escribió en su biografía de Twitter, en la que no se lee que también es fotoperiodista.

Al buscar su nombre en Google, el primer resultado es su sitio web. En este espacio virtual se alojan momentos de realidad en los que se observan a personas que dicen haber nacido en un cuerpo ajeno, procesiones religiosas con máscaras y penitencias, conflictos bélicos y  geopolíticos o la textura del pelo de los perros amarillos. Gracias a otros ojos se puede reflexionar, conocer y descubrir.

El segundo resultado en internet son sus notas en la Revista Proceso, un semanario mexicano de información y análisis con 37 años de historia. Generaciones de periodistas de la vieja escuela conviven con una nueva generación a la que Alejandro pertenece.

En esta entrevista, Alejandro comparte algunas de sus experiencias y visiones sobre el fotoperiodismo, ejemplos de su trabajo, sus opiniones acerca del ejercicio de esta actividad en México y algunos consejos para futuros fotoperiodistas. Un viaje no sólo es una forma de mostrar los aspectos placenteros y exóticos de un país, sino una oportunidad para decirle a los otros qué más acontece en una sociedad, en este caso, a través de las imágenes.

1. ¿Por qué decidiste ser periodista?  

En cierto modo desde el periodismo puedes enterarte de todo lo que te rodea, puedes defender una postura política o incursionar en las orillas del arte. Si quieres escribir o hacer fotografía, el periodismo es un buen punto de inicio. El periodismo es una auténtica ventana al mundo exterior y te permite acceder a los paisajes interiores de la gente, a intimar. Te permite mostrar lo abominable del mundo y, en cierto modo, entender los vericuetos del ser.

2. ¿Desde cuándo te gusta la fotografía?

Siempre me ha gustado escribir, pero me di cuenta que muy poca gente leía, además de que es muy cansado hacer un buen texto, así que empecé a incursionar en los terrenos de la fotografía. En la preparatoria me inscribí en el taller de foto y me gustó la idea de que para hacer fotoperiodismo tienes que estar en el lugar, en el momento exacto, no antes ni después.

3. ¿Cómo te gusta ver el mundo, en Plano general o en Extreme close up?

Kapuściński decía que en una gota cabía el universo, a veces, en ciertas situaciones un detalle de algo dice más que una imagen panorámica, pero lo panorámico es necesario para comprender el detalle.

4. ¿Es posible vivir del fotoperiodismo o es utopía?

Se puede vivir de freelance, pero necesitas una red enorme de contactos y trabajar el doble de tiempo para pagar la renta. Están las becas del Fonca o del Sistema Nacional de Creadores, pero no puedes vivir de eso toda la vida. De los concursos puedes obtener bonos para renovar equipo o pagar boletos de avión. Vivir holgadamente del fotoperiodismo haciendo trabajos de largo plazo es imposible, nadie paga para que te dediques exclusivamente a desarrollar esas historias.

El fotoperiodismo es una utopía que se piensa a sí misma desde sus orígenes, como posibilidad expresiva de la realidad. Plantearse una estrategia para capturar la  realidad es en sí una utopía.

5. En tu experiencia en medios y agencias de información, ¿dan libertad al fotoperiodista o se coarta su trabajo?

Siempre ha sido libre, pero algunos periodistas y fotógrafos olvidan que los medios sirven a la reproducción de la ideología dominante o al poder en turno, esa es una manera de coartar, mientras no existan estrategias para eludir los juegos de poder, el periodismo va a seguir al servicio del poder.

6. ¿Qué sucede con el fotoperiodismo mexicano, según tu opinión?

Vive un momento aletargado, por un lado hay fotógrafos que se oponen a la transición multimedia y a publicar en Internet. No hay adaptación de los medios impresos a lo virtual y hay muchos editores charlatanes que con su verbosidad generan valor de cualquiera de sus fotografías.

Hay ganas de trabajar, pero el mercado es muy complejo, no hay posibilidades de ascenso social para el fotógrafo. Sigue siendo vilipendiado por los reporteros, los editores y los directores.

Hay una generación consolidada de fotorreporteros que rondan los cuarenta años y, al unísono, una nueva oleada de jóvenes que entienden lo virtual y no les cuesta trabajo compartir su trabajo, no se plantean vivir de eso y tienen que buscar otros trabajos más mecánicos como editores, hacedores de portafolios de moda o hasta fotógrafos de bodas, bautizos y fiestas infantiles, aunque haya una explosión brutal de creatividad.

La mayoría han interiorizado temas como la migración, los conflictos sociales y el narcotráfico. Muchos piensan que es necesario ir a otro país para tener un cuerpo sólido de trabajo, pero tienen los ojos cerrados en su cotidianidad, no voltean a verse a sí mismos y no dan cuenta de sus condiciones de existencia, esa puede ser una gran materia prima para un trabajo visual.

Los jóvenes son más elásticos en cuanto a plataformas, hacen video, graban audios, escriben y hacen documentales. Los otros guardan resistencia y se reclaman en voz alta que no son camarógrafos, que no son escribanos, que ellos hacen fotos, nada más. Muchos de ellos no se han dado cuenta de que Internet es la herramienta perfecta para difundir el trabajo.

Hay otro elemento que podría gozar vitalidad: el fotolibro. Desgraciadamente, en México, no hay una industria editorial que lo fomente.

La gran mayoría de los fotorreporteros se quedan atrapados en los tentáculos de una oficina, se vuelven en burócratas de la fotografía y el periodismo.

7. ¿Cuál sería tu deontología del fotoperiodismo?

Siempre me he preguntado por el lugar del otro. ¿Por qué lo que le ocurre a una persona me atañe misteriosamente a mí? Somos humanos y no máquinas que registran un hecho. Hay imágenes que toman postura, pero siempre intento no violar los límites que separan lo real de lo irreal.

Hacer fotos es un juego de azar y a veces lo real parece más falso que lo imaginario. Colocarse en un estado de sospecha permanente puede ser una condición ética que habita la fotografía.

alejandro saldivar fotoperiodista

Alejandro Saldívar en Haití durante una protesta / Foto: Johnny Colt

8. ¿Qué función cumple el fotoperiodismo en una sociedad?

Es la memoria visual del mundo, sin fotoperiodistas no conoceríamos en directo lo que pasa en lugares recónditos. Aunque hay factores externos que arruinan la voluntad de documentar lo que sucede en estados como Tamaulipas, donde no hay fotorreporteros que consignen la violencia. A cambio tenemos cientos de imágenes de mala calidad que dan cuenta de los hechos. Un momento de ruptura para muchos fotógrafos fue la imagen de los cadáveres apilados en San Fernando, por qué como sociedad dejamos a la Marina apropiarse de una imagen de ese tipo, hasta la fecha no conocemos los rostros de los migrantes asesinados.

9. ¿Tienes algún método para preparar tus series fotográficas?

Siempre calendarizo las fiestas populares, planeo el viaje a algún estado, busco rutas en moto a través de Google Maps. En el caso de viajes al exterior las imágenes de las agencias siempre dan un pulso de lo que sucede en las regiones. Trato de contactar a los fotógrafos locales para no llegar con las manos vacías.

10. Cuéntanos más sobre tu experiencia en Palestina y las autodefensas en Michoacán, ¿A qué te enfrentaste, por qué fotografiaste lo que fotografiaste y qué reflexión te dejó?

Todos conocemos la imagen de los niños aventando piedras o de los militares asediando a la población, a Palestina llegué porque me expulsaron de un hotel en Israel, desde México ya había contactado a Laura Ponce, una mexicana que estudiaba árabe allá, y a Fadi Arouri, un fotógrafo palestino que ha trabajado para varias agencias internacionales. Ellos me explicaron cuáles eran los lugares en conflicto y cómo llegar. La condición de extranjería y el desconocimiento del idioma ayuda a evitar agresiones. En comparación con México es más fácil trabajar allá, puesto que sabes de quién cuidarte y hay un Ejército identificado.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En el caso de las autodefensas estuve editando para la página de Proceso el trabajo de los compañeros y las agencias. No había visto retratos de autodefensas posando a la cámara y quise hacerlo. Fui con Eduardo Miranda, un fotógrafo de la revista que ya había ido en dos ocasiones. Llegamos a Apatzingán y empezamos a buscar los retenes de las autodefensas. Fue una experiencia distinta ya que regularmente los fotógrafos se arrojan al vacío sin otra propuesta visual más allá de lo que se encuentran. En este caso yo quería hacer retratos montados que hicieran referencia a una puesta en escena, una crítica a un montaje impuesto por el narcotráfico y el gobierno federal.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

11. ¿Qué serie fotográfica ha sido la que menos te gustó hacer y por qué?

Siempre quedan series inconclusas a las que es necesario dedicarles más tiempo, Autodefensas a escena es una de ellas.

12. ¿Qué serie fotográfica ha sido la que más te gustó hacer y por qué?

No tengo una serie favorita, siempre quedan cabos sueltos.

13. ¿Qué series fotográficas o fotografía (s) tienes pendientes?

Ahora estoy terminando un libro que involucra el fotoperiodismo, la imagen conceptual, el video y el documento como forma de construir una autobiografía.

14. ¿A qué foto periodistas admiras y por qué?

A Marco Antonio Cruz por la persistencia de su trabajo y su simpatía para compartir su trabajo con los que empiezan. Me gusta el trabajo de Maya Goded, Fernando Brito, Christopher Anderson, Jonas Bendiksen, también el de muchos compañeros.

Me gusta el trabajo que hacen en las agencias AP, Reuters, Xinhua, Magnum, VII y Burn.

También está Narciso Contreras, que con sus propios recursos se fue a Siria y luego fue vapuleado por la agencia AP por clonar un pedazo de tierra y borrar a un hombre, su honestidad al aceptar el error fue una lección para muchos.

También admiro a todos los fotógrafos que cargan 15 kilos de equipo en la espalda todos los días. O a los que deciden mandar a la chingada a los medios y dedicarse al freelance.

15. ¿Qué consejos le darías a alguien que quiere ser fotoperiodista?

Que tenga una voluntad implacable y no obedezca órdenes de nadie, más que de él mismo. Que siempre es bueno estar al tanto de las noticias. Que cualquier expresión artística enriquece la mirada.

16. ¿Qué equipo fotográfico usas regularmente y por qué?

Utilizo una Canon 5D Mark II con un lente 17-35 mm, un telefoto 70-200, un lente 85 mm, un iPhone y de vez en cuando una Holga.

Producir imágenes digitales es la mejor manera de hacer fotoperiodismo en nuestros días, aunque la ausencia de un testigo físico pone en riesgo el archivo.

17. Se subastó una foto tuya en apoyo a la familia del periodista Gregorio Jiménez, cuéntanos más de esa imagen y de esta subasta.

Es la imagen de una mujer llorando por los efectos del gas lacrimógeno en Nabi Saleh, un pueblo en resistencia en Cisjordania. Se llama Maha Tamimi y es familiar de uno de los líderes de la resistencia, Basem Tamimi. Ambos entramos a esa casa para refugiarnos del gas y los militares.

La subasta fue un pequeño acto de desobediencia entre el gremio de fotoperiodistas, un guiño de solidaridad con una de las muchas familias golpeadas por el Estado mexicano.

pal17

Palestina: Historias del asedio / Foto: Alejandro Saldívar

18. ¿Si tuvieras que contarle a un extranjero que nunca ha visitado el DF con un fotorreportaje de qué sería?

Podría empezar con los devotos de San Judas en Metro Hidalgo los 28 de cada mes, podría irse con alguno de esos jóvenes y documentar su entorno.

Hay otro trabajo que siempre he querido hacer sobre Santa Fe y la vida de los empleados. Podría hacer fotos de las maquilas alrededor de la ciudad. Podría fotografiar centros comerciales o los espacios del Centro y mostrarle la Ciudad.

19. Si resumieras tu opinión de lo que actualmente sucede en el contexto mexicano en una imagen ¿qué sería?

Hace unos años hice una foto durante la marcha de las calaveras convocada por Jodorowsky, en ella hay una mujer con una máscara tirada sobre la explanada de Bellas Artes, junto a ella una sombra de México se proyecta.

mexico

Foto: Alejandro Saldívar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s