Morelia, un día con aires provincianos, patrimonio michoacano e historias sabrosas

morelia

Morelia, Michoacán: su catedral y Zócalo.

Hay ciudades que no dejan su esencia provinciana por más que la modernidad avance y el tiempo pase. Quizá sea porque esos sitios deben permanecer así, como un contrapeso a las urbes de grandes armatostes y avenidas repletas.

Morelia en el estado de Michoacán en México es uno de esos destinos que mantienen su carácter pacífico a través de los años.

A esta ciudad mi familia y yo íbamos muy seguido cuando vivíamos en Querétaro por lo cual le guardo un cariño especial.

Desde esas visitas infantiles, me gustan sus cielos siempre azules y noches de viento fresco, su clima cálido, pero sobre todo, la hospitalidad de su gente y deliciosos sabores.

Fui dos días el fin de semana pasado, en compañía de algunos colegas y una buena amiga, con motivo del XI Encuentro de cocineras tradicionales “Sabores de Cuaresma”. Si bien mi tema de especialidad es la gastronomía y le dedicaré algunas líneas al tema, tuve la oportunidad de ver otros atractivos que describiré a continuación.

Algunos puntos turísticos

Morelia se llamó Valladolid de 1545 a 1828, pero desde 1828, debe su nombre a José María Morelos y Pavón, héroe de la Independencia quien fue mano derecha del cura Miguel Hidalgo y Costilla, líder del inicio de esta justa por la libertad del pueblo mexicano en 1810.

En el Museo Casa de Morelos (Morelos Sur No. 323, Colonia Centro) es una edificación de estilo barroco, construida en 1758, se relata la vida de este personaje a través de fotografías, muebles y diversos objetos.

Cuentan los cronistas de la ciudad que Morelos nació en el piso desprovisto de todo lujo pues fue un hombre con una vida dedicada al trabajo y a su gente. Una llama permanece encendida en el patio de ese recinto con el fin de recordarlo y honrarlo.

casamorelos

Museo Casa de Morelos

Después de salir de aquel museo conocimos el Templo de las rosas (Santiago Tapia S/N, Colonia Centro) construido a la segunda mitad del siglo XVIII, donde originalmente estuvo el primer convento de monjas dominicas de la ciudad, fundado en 1590. Éste es un baluarte vivo con una bella fachada de estilo barroco.

Lo que más llamó mi atención ahí fueron las gárgolas en forma de cocodrilo de estilo medieval. Es interesante ver cómo los diferentes estilos y elementos arquitectónicos hablan del devenir de un lugar. Las piedras sí hablan, sólo hay que saberlas escuchar.

gargolas

Gargolas en el Templo de las rosas

Dentro del templo, hoy en día se aloja el Conservatorio de las rosas, una importante escuela de música y canto para niños. Sus cuidados jardines y amplios espacios invitan a meditar y disfrutar el momento.

Antiguamente, las monjas que habitaban el recinto eran las encargadas de enseñar a las señoritas buenos modales y maneras ad hoc con los valores de la época y se les instruía en cocina, música y literatura.

Los lavaderos originales fueron restaurados y eran centro de reunión de las religiosas: buenas nuevas, chismes y confesiones se realizaban entre tallada y tallada con la lejía, un popular jabón natural de la época Colonial.

lavaderos

Lavaderos del Templo de las rosas

Otro dato a destacar es que este sitio fue centro de elaboración de ates, dulces tradicionales que se denominan con el prefijo de la fruta más el nombre del dulce, como por ejemplo fresate, membrillate, perate, etcétera. Esos manjares aún vigentes como postres tradicionales son bocaditos dulces de historia.

Y es que la cocina conventual novohispana es la base fundamental en la construcción de la gastronomía mexicana. La comida fue un paradigma significante de sincretismo entre los españoles y los indígenas, como bien se narra en el recomendable libro de Mónica Lavín y Ana Benítez, Sor Juana en la cocina –con todo y sus vaivenes, como explica otro magnífico historiador en Engranaje culinario. La cocina mexicana en el siglo XIX de José Luis López Juárez.

jardindelasrosas

Jardín de el Conservatorio de las rosas.

Una pausa mezcalera y el motivo del viaje

Llegó la tarde y el calor arreció, así que la parada para refrescarse era obligada y la hicimos en Lu cocina (Portal Hidalgo 229, Colonia Centro), un restaurante en el Centro Histórico de la chef Lucero Soto, quien está comprometida con las cocinas regionales y los productos de su tierra.

Primero bebimos agua de limón con chía y luego degustamos un “vuelo mezcalero”, nombre con el que se conoce a una tanda de tres mezcales de variedades de agaves cenizo, silvestre y cupreata de Don Mateo de la Sierra, acompañados con queso Cotija (de 10, 11 y 12 meses de maduración) y sal de Jamaica.

Ambos alimentos cuentan con Denominación de Origen y representan parte del patrimonio gastronómico de la zona. Le hicimos honor al dicho Para todo mal, mezcal… para todo bien, también para brindar y seguir con más ánimo el paseo.

quesocotoja

Queso cotija de 10, 11 y 12 meses

mezcales

Mezcales cenizo, cupreata y silvestre

Ya con unos mezcales encima, llegamos al Encuentro de Cocineras Tradicionales en el Patio del Centro de Convenciones del cual estoy contando en varias entregas en mi blog. En este texto sólo diré que en México, como en muchos otros países, el tema de la comida va más allá de ser un tópico meramente alimentario.

Estas mujeres de comunidades indígenas, como otomíes, mazahuas y purépechas, dedican su vida a transmitir, a través de sazones la tradición y de diferentes generaciones, el conocimiento ancestral del aprovechamiento de sus recursos naturales y su uso en comunidad para mantener la cohesión social y la identidad. Probé maravillosos guisos y escuché profundas historias de vida.

Tamales como los uchepos, las corundas o los de harina; atoles como el de aguamiel, el de pelitos quemados de elote o el de zitun, una fruta silvestre; y caldos como el churipo o el pozole batido llenaron esa tarde y el domingo siguiente con placer para el paladar, pero sobre todo, me hicieron sentir orgullo y admiración al ver parte de la gran riqueza gastronómica de mi país.

churipo_cocinera_tradicional_michoacan

Beatriz de la Cruz, cocinera tradicional, y un churipo de pescado.

Morelia de noche

Cayó la noche y fuimos a ver el espectáculo de fuegos artificiales en la atractiva Catedral de Morelia, cuya construcción comenzó en 1660. La cantera rosa es el material con el que se erigió y su estilo es barroco y neoclásico.

Por las noches de los sábados se realiza ese acto, que data del 2010, fecha en la los mexicanos celebramos doscientos años del inicio de la Independencia y cien años del comienzo de la Revolución.

Eran casi las nueve de la noche y poco a poco, las luces se prendieron como si la pirotecnia animará la iglesia. Música y luces multicolor adornaron el cielo para las familias, parejas y turistas que ahí nos encontrábamos.

catedral

Catedral de Morelia, juego de luces

Si vas, la recomendación es subir a la terraza del Hotel Misión Catedral pues hay una cafetería muy concurrida desde la cual apreciarás este acto, mientras bebes una cerveza o un café.

Finalmente, esa intensa jornada terminó en el restaurante San Miguelito (Chopin No.45, Colonia La Loma), que ha sido desde siempre un clásico. Era de los preferidos de mi papá quien siempre pedía tacos de suadero y pescado en hoja de tamal con champiñones. Al entrar, la nostalgia y una saudade peculiar llegó a mi.

La chef Cinthya Martínez es otra michoacana que promueve la cocina de su estado con devoción en este restaurante- galería: todas las mesas son diferentes y son artesanías de diferentes regiones michoacanas hechas con madera y motivos con latón, cromados, pintura, entre otras.

sanmiguelito

Interior de San Miguelito

El menú de esa cena fue queso frito a la mexicana, arrachera con cacao, un postre de durazno con tortilla quemada y agua de fresa con menta que no sólo calmaron nuestra hambre, sino deleitaron al antojo.

Sin duda lo que hace aún más especial a San Miguelito es El rincón de las solteronas, un espacio con alrededor de 700 piezas de San Antonio elaboradas por diferentes artesanos. Las más grande mide 2 metros y la más pequeña dos centímetros.

Ahí acuden diversas mujeres a realizar un rito con 13 monedas y 13 vueltas al santo milagroso al que le piden casarse pronto y encontrar el amor. Las casaderas deberán escribir su petición en una gran libreta y realizar el ritual.

La chef Martínez contó que incluso recibe mails de peticiones y cartas debajo de la puerta cuando el restaurante está aún cerrado, lo que es muestra de la popularidad de este rincón de la fe.

Mis acompañantes realizaron esa ceremonia con devoción, a pesar de que ya era más de media noche. Al leer los muros con las solicitudes al santo pensé en lo que la devoción puede lograr.

Así concluyó un día tranquilo en Morelia, en el que vimos familias enteras pasear en sus puntos turísticos. Tendré que regresar a vivir un poco más de Michoacán pronto pues no se conoce un lugar en tan pocas horas.

santonio_sanmiguelito

San Antonio de cabeza en El Rincón de las Solteronas

Nota al pie: un contexto difícil

Agrego algo importante al contexto del lugar descrito: el estado de Michoacán, del que Morelia es capital, ha vivido años difíciles debido al narcotráfico y a la violencia que ese cáncer social genera.

En meses recientes, el estado ha sido foco de atención debido a la acción de grupos de autodefensas de diferentes pueblos de la región de Tierra Caliente, zona que comprende tres estados de la República Mexicana (Michoacán, Estado de México y Guerrero), así como de diferentes operativos de seguridad por parte del Gobierno Federal y el Ejército.

La densidad mediática sobre lo negativo y lo peligroso de estas circunstancias, que son innegables, trascendentes y complejas, han marcado a los michoacanos pues por miedo el turismo deja de ir a esa región.

Personalmente, prefiero vivir en carne propia un viaje que dejar de ir por lo que la generalidad dice. Por eso tomé mi mochila y decidí partir.

Morelia está a tan sólo 307 kilómetros de la Ciudad de México y se puede llegar en autobús o en automóvil. Mi travesía se llevó a cabo sin contratiempos.

ventanal

En un balcón de Morelia…

Texto y fotos: Mariana Castillo Hernández

Agradecimiento especial a Eme Media

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s